Archivo de la etiqueta: Restaurantes Granada

LA FÁBULA: versión aséptica

Actualización del post: dado que La Fábula cambió de chef hace más de cuatro años y que nuestro post se refiere a una cena en la que cocinaba el anterior chef, que no obtuvo una buena crítica por nuestra parte, hemos decidido eliminar las connotaciones negativas al mismo para evitar condicionar la opinión de aquellos que busquen referencias en la red antes de probar un sitio nuevo. Eso sí, aprovecharemos la ocasión para en un futuro próximo probar, con toda nuestra ilusión, la actual cocina de la Fábula con el fin de descubrir un nuevo sitio de alta cocina en Granada que, como sabemos, escasean y además, si conseguimos encontrar un poco de tiempo y de inspiración, os lo contaremos en un nuevo post de La Fábula versión 2.0. Mientras tanto, dejamos posteada la antigua versión modificada:

Visita a Granada el fin de semana (la boda de Sandrita) y como teníamos una cenilla pendiente con el Mata, aprovechamos para ir a probar los platos de La Fábula, restaurante del Hotel Villa Oniria (hotel precioso decorado por Pascua Ortega, el decorador de la boda de Felipe y Letizia), del cual había oido que sonaba como futura (y primera) estrella michelín en Granada.

El sitio es precioso, un jardín situado en pleno centro que hace que te sientas en un entorno natural lejos del mundanal ruido. Los platos del menú degustación fueron los siguientes en orden de aparición:

  • Tapita de pulpo a la gallega con sus patatas y su pimentón presentado en una lata de conserva. 
  • Ensalada de cigala. Se compone de dos partes, por un lado el langostino con una base esponjosa del propio jugo de la cigala y, por otra, un mezclum de lechugas envuelta por una fina capa de gelatina transparente. 
  • Foie frío hecho sin molde con una capa de gelatina de manzanilla, pequeñas esponjas de frutos ácidos y especias y caramelo de manzana asada.
  • Chill Crab. Sin duda el plato más sorprendente de la noche, lástima que ya hubiese probado algo parecido en Diverxo en Madrid. Se trata de un cangrejo cuyo exterior crujiente imita al caparazón pero que se come todo. Nos quedamos con ganas de más. Por cierto, la mala presentación de la foto es culpa mía…
  • Rodaballo sobre verduritas y trigueros.
  • Solomillo de buey asado a baja temperatura, chop suey de brotes, reposado sobre meloso de foie, servido con puré de patata tradicional. 
  • Servido en frasco: flan de mascarpone, pistachos frescos perlas de piña, todo ello aliñado con miel de arce y acompañado de mojito helado. 

 

 

Anuncios

17 comentarios

Archivado bajo Restaurantes